Mujeres en foco

Mujeres en foco

Todavía somos espectadores de conductas amorales que conducen a mujeres de todo el mundo a despojarse de su propia subjetividad. Mandatos culturales y silencios cómplices legitiman desequilibrios en las relaciones ocultando conductas opresivas que atentan sobre la dignidad y la autoestima; mandatos que se hacen cuerpo, actos feroces que promueven la desvalorización y la violencia hacia lo femenino, sometiéndonos a prácticas inhumanas que nos alejan de la tan aclamada equidad de género.

El cine es una manera de romper con el silencio cotidiano y hacer visibles las formas de relaciones desiguales establecidas entre hombres y mujeres, es un espacio y una forma de discurso que permite desnaturalizar y cuestionar la obediencia, la dependencia, la violencia y la sumisión. La práctica cinematográfica nos lleva a reflexionar sobre los estereotipos sociales que soportan las mujeres de diferentes culturas, las sugestiones sociales que se encarnan en sus cuerpos.

El festival Internacional de Cine y Mujer por la equidad de género se construye como un espacio para cuestionar y dialogar frente a temáticas que nos atraviesan a todos. Se trata entonces de discutir para abandonar falsas dependencias, de hacer visible la legitimación de la violencia que se ejerce física y psicológicamente por el sólo hecho de haber nacido mujer, esa violencia feroz que se reproduce en las prácticas de abuso sexual sobre niñas y mujeres, en las redes de trata para la prostitución, en la explotación laboral y en el ámbito familiar. Las imágenes nos interpelan sobre nuestras conductas, nuestros prejuicios y nuestros silencios, nos insisten para que pensemos nuevas formas de mirar y de mirarnos, de relacionarnos y reconocernos en la diferencia. La lucha consiste en hacer temblar lo determinado, en diluir los valores que sostienen la crueldad de unos a expensas de otros. Defender los derechos humanos incorporando la perspectiva de género es una tarea que nos lleva a deshacer la inercia y quebrar el silencio de lo injustamente establecido. El camino es largo, es necesario comenzar a ver para dejar de obedecer.

Cynthia Judkowski

Directora del Primer Festival Internacional

de Cine y Mujer por la Equidad de Género.

5 al 10 de mayo de 2010

El género se nutre de modelos y significados que las sociedades construyen en torno a lo que se espera de un hombre o de una mujer, pero lejos de ser una estructura inmutable y rígida, deben ser permanentemente cuestionados, desobedecidos. Sobre todo cuando esos modelos esconden opresión, discriminación, violencia e injusticia.